CROQUETAS DE BACALAO A LA VIZCAINA

Crujientes por fuera y cremosas por dentro, las croquetas son uno de los aperitivos más populares en España; A todo el mundo le encantan y se comen tanto en casa como fuera. Las croquetas en España se hacen con una bechamel consistente en vez de patata, por lo que son más difíciles de preparar pero mucho más ricas!

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla blanca mediana picada fina
  • 1-2 dientes de ajo picados fino
  • 3 cucharadas soperas de carne de pimiento choricero
  • 200 g de bacalao salado
  • 80 ml / 6 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 80 g / 4 cucharadas soperas colmadas de harina
  • 1 cucharada colmada de perejil fresco picado fino
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1-2 cucharadas de mantequilla

PARA EL EMPANADO 

  •    3 huevos batidos
  •    300 g de pan rallado
  •    150 g de harina

Para desalar el bacalao ponlo en agua durante 24 horas, cambiando el agua cada 8 horas.  Si el bacalao es muy grueso quizás sea necesario desalarlo durante 8 o 16 horas más. Cuidado no desalarlo mucho porque perderá su sabor característico. Si el bacalao ha quedado demasiado salado después de haberlo puesto en remojo, no añadas sal a la bechamel.

En un cazo grande cocina la cebolla con el aceite de oliva a fuego medio hasta que se ablande y quede traslúcida, añade el ajo y cocinamos 3 minutos, añade el pimiento choricero y el bacalao y cocina 3 minutos más. Añade la harina tamizada y cocina otros 3 minutos.

Añade la leche poco a poco, cocinando la bechamel durante unos 20 minutos a fuego medio, moviendo de vez en cuando con una cuchara de madera o varilla para que la leche y harina se mezclen bien y evitar grumos. La bechamel estará lista cuando se despegue fácilmente y con una consistencia uniforme del fondo y borde del cazo.

 Extiende la bechamel en una bandeja profunda, unta la mantequilla derretida sobre la superficie de la bechamel para que no forme costra. Deja enfriar, mete en la nevera por unas horas o hasta el día siguiente.

Para empanar las croquetas, bate los huevos, pon la harina en un plato y el pan rallado en otro. Haz las bolas del tamaño de una nuez, rebózalas bien y sacude el exceso de harina. Mete la bola en el huevo cubriendo bien toda la superficie y escurriendo el exceso de huevo, voltealas en el pan rallado y empana.

Pon aceite en una sartén, unos 3 cm de profundidad. Calienta el aceite hasta que esté casi humeando. Fríe 5 o 6 croquetas de cada vez hasta que estén doradas, dependiendo del tamaño de la sartén, porque si pones muchas de golpe, el aceite se enfriará y las croquetas se abrirán. Una vez que estén doradas dales la vuelta y cocina por la otra parte.

Cuando estén listas sácalas de la sartén y pon en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

   

No Comments

Post A Comment